martes, 16 de julio de 2013

Cata de Sal en la Feria de Salinas de Añana

13 de julio de 2013
Remitido por el Presidente del Convivium de Slow Food de Alava-Áraba, yo no pude asistir a este tan interesante evento.

El Valle Salado ha estado estos días en boca de expertos internacionales en sistemas hídricos y patrimonios agrícolas y, también, en la de de cientos de alaveses que han redescubierto el mágico encanto del antiguo Valle alavés del diamante blanco a través de sus visitas guiadas y de su feria anual, celebrada el pasado sábado.
La localidad alavesa de Salinas de Añana celebró este 13 de julio, la Feria de la Sal, un acontecimiento dirigido a apoyar la Candidatura del Paisaje Cultural del Valle Salado de Añana a Patrimonio Mundial de la UNESCO. Entre los actos, organizados por la Fundación Valle Salado, el Ayuntamiento de Añana y la sociedad de salineros Gatzagak, destaca el espectáculo de luz y sonido “La memoria del Valle”, que tuvo lugar el a las 22:00 horas.
En “La memoria del Valle”, voluntarios de la localidad encarnaron, en las propias eras, a las personas que desde la Prehistoria hasta la actualidad, pasando por el Imperio Romano y la Edad Media, han mantenido la historia y tradición salinera del Valle Salado. El espectáculo, que duró una hora, narró la vida de un salinero que creció lejos de Salinas al decaer la actividad salinera.
Salinas de Añana se ha propuesto brillar como lo hacía hasta hace un par de siglos para afianzar su identidad salada, labrarse un porvenir turístico como Cuadrilla y deslumbrar a la UNESCO. El paisaje cultural de la localidad alavesa puede alcanzar el estatus de Patrimonio Mundial en el verano de 2014, cuando se emitirá el fallo.
Por ello este año se han desarrollado, entre otras, actuaciones teatrales, una feria artesanal, partidos de pelota, conciertos, degustaciones, etc.
Entre estas propuestas una presentación de productos y una cata de sal a cargo de Slow Food Araba-Álava. Comenzó, la misma con la presentación de Jose Antonio Arberas de productos y productores como Leire Ibarrola, Juán Antonio Aretxaga o Juán Luis Bujanda que nos dieron buena cuanta de productos auténticamente alaveses como el aceite, la miel, la sidra o el queso que se produce en nuestra tierra.
Con posterioridad Alberto López de Ipiña realizó una cata popular de Sal aleccionando a los asistentes sobre las distintas maneras de utilizar las sales
y de las bondades de esta joya alavesa; sal al vino de Rioja Alavesa, sal mineral y flor de sal fueron las que se utilizaron para aderezar los primeros tomates de nuestra huerta (de la huerta de Pobes y de nuestros amigos Jose Antonio y Yolanda). Los que tuvieron la suerte de probar y participar en esta cata fueron comentando las diferentes sensaciones de tomar este producto con unas y otras sales poniendo de manifiesto la importancia de la selección de unas y otras en nuestra cocina diaria.
Con posterioridad BOILUR, Federación de Sociedades Gastronómicas obsequió a los visitantes con una degustación de costilla asada y como no aderezada con Sal de Salinas de Añana
Una actividad más para un valle que quiere estar preparado para septiembre, cuando examinadores de la organización con sede en París pasarán revista al conjunto y lo evaluarán. Salinas de Añana debe proyectarse como uno de los conjuntos arquitectónicos, paisajísticos y arqueológicos más compactos y relevantes del mundo. Y está ya en la cuenta atrás de su preparación para la hora decisiva. Esperamos tod@s dentro de nuestras posibilidades poner un granito de arena para conseguir el objetivo final.
Gracias a l@s voluntari@s que hicisteis posible, con vuestro trabajo, esta actividad.


Vitoria-Gasteiz, 15 de julio de 2013