domingo, 12 de mayo de 2013

Slow Food Convivium Araba-Álava de vista turística por Balaguer (Lleida)

La verdad que la visita turística de Balaguer lo hicimos en dos etapas una el Sábado 4 y otra hoy domingo día 5. Ambas organizadas magistralmente por nuestros anfitriones de Slow Food Terras de Lleida
El sábado visitamos la Plaza del Mercal, la plaza porticada más grande de toda Cataluña con 7000 metros cuadrados. Los soportales están en buenas condiciones de conservación  aunque se notan las modificaciones a los largo de los 7 siglos de vida ya que su inicio data del siglo XIV, cuando los judíos son obligados a vivir fuera de las defensas de la ciudad.

En la plaza del Mercal se encuentra el edificio del ayuntamiento y es la plaza que desde su origen se realizan los "Mercadillos".
El Barrio antiguo, en un principio árabe y cristiano después, estaba totalmente amurallado, partes de la muralla se conservan en la actualidad.
La estructura de las calles se conservan  pero las viviendas han sufrido muchas modificaciones, no obstante los pórticos de arcos  de estas calles son muy interesantes y bien conservados.
Estos pórticos los encontramos en la calle Avall, Pont y Mayor.
El barrio judío  cuya creación esta datada en 1333, como he dicho anteriormente se ubicó fuera de las murallas, sus calles son estrechas y cada una correspondía a un gremio artesanal, como era muy común en la Edad Media.
En uno de los rincones nos topamos con este conjunto fuente-lavadero-abrevadero, en bastante buen estado.
Otro rincón que me gusto, esta puerta llamada Portal del hielo, una de las entradas de la ciudad amurallada.
 Dos vistas del majestuoso río Segre al paso por Balaguer. El río estaba precioso ya que venia "subidito de tono"

Desde el Pont Neu se ve el Santuario del Sant Crist, santuario que se construyó sobre una antigua mezquita de los sarracenos y posteriormente una iglesia románica, como todo, con el paso del tiempo ha sufrido muchas modificaciones, la más importante de 1626 que se amplió el templo, en el XVII se levantó la bóveda y en el XX la fachada y entrada actual.
En nuestra visita vi en un establecimiento estas cocas que tenían expuestas para su venta esta cocas de escalibada, sanfaina, como no había cartel no se el nombre local de esta coca.
Hasta aquí dio la visita del sábado y el domingo comenzamos la visita turista por la Santa María de Balaguer que es una iglesia del gótico catalán, 

como el guía Sergi nos comentaba, ha sido declarada monumento histórico-artístico, del municipio de Balaguer , la Noguera .
La iglesia se empezó a construir en el año 1351 impulsado por la condesa Cecilia de Comenge sobre el emplazamiento de la antigua iglesia de San Miguel. No fue consagrada hasta el 24 de febrero de 1558 y el 1575 pasó a ser la iglesia parroquial de Balaguer.
De una sola nave cubierta con bóvedas ojivales estrelladas, apoyadas en arcos torales sobre columnas adosadas, (Como particularidad el púlpito en el techo de la iglesia)
con contrafuertes, ábside de siete cerraduras, y un imponente campanario octogonal. El largo período de construcción explica su falta de continuidad en la pureza del estilo gótico inicial. Sin embargo, sus grandes dimensiones le otorgan un evidente carácter monumental. El interior del templo tiene unas medidas aproximadas de 62 m de largo por 25 de ancho, y unos 25 metros de altura. Diez ventanas dan luz a la nave: cinco están situadas ábside y cinco-más grandes-en los muros laterales. El templo posee un gran número de capillas, todas emplazadas en el espacio que conforman los contrafuertes de la iglesia y cubiertas con bóvedas de crucería.
Capilla para los bautizos.
 Detalle de la Pila Bautismal
Lugar reservado, sobre la capilla de bautismo, donde se colocaban los próceres de la ciudad.
El templo está desnudo de imágenes  la causa, este templo fue cárcel durante la última contienda civil española y toda lo que era madera sirvió para calentarse los reclusos, así creo haber entendido de las palabras de nuestro guía, pero si no es así, si fueron victimas estas imágenes de la barbarie. Esta imagen es de alabastro y está en muy buen estado de conservación.
Después de visitar la iglesia visitamos la muralla, esta joya de Balaguer se construyó mediante seis encofradas de 120 cm de altura superpuestas, realizadas con tablones de madera de unos 30 cm de ancho por 450 cm de largo y separadas por agujas de madera que en algunos casos aún se conservan embebidas en el interior de la muralla. Una vez realizado el encofrado se levantaban en el interior dos muros de mampostería irregular de piedra arenisca y se rellenan el espacio que resultaba con guijarros y mortero de cal.
En la parte superior se construyeron unos muretes que la protegían de manera que quedó configurado un "paso de guardia "que permitía trasladarse por encima de la muralla desde un lugar de la ciudad a otro. Las torres que se intercalaban entre las tramadas de muro eran de planta semicircular y circular en los lugares donde protegían una inflexión o un cambio de orientación. Para la construcción de las primeras se dejaba un rebaje en el lienzo de muralla donde encajaría posteriormente la estructura de la torre.
 Esta muralla atraviesa el otro barranco de la ciudad: el del Torrent, antiguamente llamado de Alcorac, porque probablemente existía en este lugar una Corachar o cerradura de muralla que se descolgaba desde el castillo para terminar en una torre situada sobre el barranco. De esta manera se garantizaba el suministro de agua a la fortificación en caso de asedio.
En la parte más inferior del barranco se pueden ver aún restos del portal original del siglo XIV, tapiado posiblemente a raíz del destrozo que hicieron en la muralla los aguaceros de Santa Tecla del año 1837. También de aquellos años debe datar el paso que se abrió unos metros más arriba y que es el que se utiliza actualmente. Por encima del barranco en la zona este podemos ver los restos del castillo Hermoso o de la Suda de Balaguer (897-1413).
Dos vistas de Balaguer desde la muralla

Una vez atravesado el barranco, la muralla gira noventa grados en dirección noroeste para cerrar el medieval barrio del Pla (actual Ferial).
Desde la plaza de la iglesia de Santa María podemos observar la muralla por su cara interna. Y dando la vuelta a la iglesia, encontraremos detrás del cementerio de la ciudad la muralla con otro de sus portales: el de Albesa. Encima de este portal, se puede ver todavía el escudo del condado de Urgell. La muralla, reventón aquí en algunos lugares, sigue en dirección norte, alternándose, antes de desaparecer, con un tramo de muralla andalusí de los siglos IX-X.
Las vistas desde la muralla son impresionantes.
El didáctico fin de semana se agotaba, pero no sin antes disfrutar de nuestros amigos de Slow Food Terras de Lleida y de su peculiar gastronomía. El lugar elegido para el almuerzo, la propia finca de Josep Pàmies, ya presagiaba que el ágape iba a ser especial.
Nota:
El texto sobre la muralla y de la iglesia de Santa María son de Alberto Lopez de Ipiña, Presidente del Convivium Slow Food Araba-Álava.